Buenos Aires: una semana en la capital argentina PARTE I

Argentina
¿Qué decir de Buenos Aires? La capital de Argentina es una de las ciudades más importantes de toda Sudamérica, es mucho más que la ciudad más grande del país. Buenos Aires distingue muchísimo del resto de Argentina y sus habitantes, los porteños se consideran como una especie distinta dentro del mundo de los argentinos. Es verdad, mucho más por atracciones en Buenos Aires, está ciudad se disfruta por su ambiente único. Una ciudad cuya gente parece que nunca duerme, donde los locales son capaces de bailando tango en las milongas hasta altas horas de la madrugada incluso entre semana y en general hay mucho que hacer en Buenos Aires de noche.
 
Buenos Aires tiene muchos barrios y cada uno de ellos tiene su identidad propia, en este post nos enfocaremos en los lugares para visitar en Buenos Aires gratis. Ya verás que la ciudad y sus alrededores dan para mucho y después de una semana te irás con ganas de haber querido quedarte más tiempo.
 
Día 1: Paseo por el microcentro
Como primera cosa dimos una vuelta por el microcentro de la ciudad que por supuesto es una cosa para hacer gratis en Buenos Aires. Paseamos por la famosa Avenida de 9 de Julio, que es la avenida más ancha del mundo con un obelisco muy grande en el medio, Luego continuamos por la Avenida de Mayo que conecta el Congreso Nacional con la Plaza de Mayo. Esta calle está llena de edificios muy bonitos y paseando por aquí siempre hay que ir con la mirada hacia arriba para no perder ni uno. Recorrimos la calle Florida, una calle peatonal que siempre está repleta de gente y luego acabamos el recorrido en la Plaza de Mayo, visitando la Catedral y contemplando los edificios del Cabildo y de la Casa Rosada.

 

Por la tarde paseamos por Puerto Madero que es el barrio más moderno y una de las atracciones en Buenos Aires con rascacielos en la orilla del río. Aquí encontrarás el Puente de la Mujer (obra de Calatrava), una vieja fragata y muchos bares con terraza para comer o tomar algo (con precios occidentales). Cerca del parque hay una reserva ecológica que es un paraíso para aquellos que buscan un lugar para hacer actividades al aire libre.
 
Día 2: San Telmo y visita a una milonga argentina 
El segundo día le dedicamos al barrio San Telmo. Un barrio que antes fue habitado por los ricos de Buenos Aires, pero luego cuando vino la peste, los ricos se fueron al barrio de la Recoleta y ahora es un barrio bastante humilde. Su calle principal, la Calle Defensa se transforma en un mercado todos los domingos, entre semana solo se ve el sinfín de las tiendas de antigüedades. Recorrimos el barrio hasta el Parque Lezema y luego pasamos un rato en la Plaza Dorrego, siempre animada. Hay siempre gente que baila tango para los clientes de los restaurantes que están sentados en las terrazas. También incluimos la visita de la Manzana de Las Luces, la manzana más vieja de Buenos Aires. Durante la visita guiada, mientras recorrimos los edificios, aprendimos mucho de algunas historias de la ciudad.

 

Y ¿qué hacer en Buenos Aires de noche? La respuesta es fácil: ¡tango! Nosotros no bailamos,  per nuestra amiga Estela, nos llevó a una milonga (un lugar típico adonde la gente local va a bailar tango) a que ella suele ir a bailar. Esta milonga es un sitio muy auténtico que está fuera del centro y donde normalmente van las personas locales a bailar. Aquí vienen también extranjeros, pero no los que van a ver un espectáculo, sino aquellos que son tangueros y van a bailar tango. Estela nos explicó que generalmente loa extranjeros quieren bailar con argentinos.
 
Día 3: Palermo y la Recoleta
Como este día Gábor se encontraba un poco mal con resfriado y tos, salimos desde casa bastante tarde para ir directamente al barrio de Palermo. Palermo es un barrio muy grande que tiene dos partes, la parte de Palermo Soho y Palermo Hollywood que son los barrios más populares entre los jóvenes, llenos de hostales, bares, terrazas, una zona bastante popular donde dormir en Buenos Aires.
 
La otra parte de Palermo es una zona llena de parques y jardines. La mayoría de los parques y jardines de Buenos Aires son lugares para visitar gratis, solo algunos se pagan. Aquí paseamos un poco por el jardín botánico y luego queríamos ir a visitar el Rosedal (un parque lleno de rosas), pero cuando llegamos ya estaban cerrando a las 5 de la tarde… Cerrar un parque a las 5 porque ya se acabó la temporada de verano nos pareció bien ridículo cuando el atardecer aún es sobre las 7, pero bueno vimos que aquí también hay quien intenta trabajar lo menos posible.

 

De la zona de los parques fuimos andando a la Recoleta, uno de los barrios más pijos y caros de la ciudad. Aquí están todas las embajadas y edificios nuevos. Llegamos al Parque de las Naciones Unidas, quizás el parque más espectacular que ver en Buenos Aires. En el parque se encuentra una de las atracciones de Buenos Aires, una escultura grande de una flor simboliza la unidad de las naciones, justo al lado del edificio imponente de la Facultad de Derecho. Cruzando un puente llegamos al famoso Cementerio de la Recoleta, pero este definitivamente no era nuestro día porque también el cementerio ya estaba cerrado.
 
Día 4: El cementerio de la Recoleta y otros parques en Palermo
Como el día anterior nos quedaron varias cosas para recorrer en estos dos barrios, volvimos a la Recoleta por la tarde. Fue un día un poco accidentado, aparte de que Gábor aún estaba bastante chungo, Estela sin querer nos cerró en su piso por la mañana y tuvo que volver a dejarnos salir:), hubo huelga en el metro (el subte como lo llaman por aquí) y tuvimos que tomar un bus que tardó una horita en llegar. En general el transporte público de Buenos Aires es poco práctico, aún falta que se conecten algunas líneas de metro (encima el servicio se acaba a las 23 y el finde aún más pronto), los buses llamados colectivos avanzan muy despacito por el tráfico y casi en ningún sitio tienen prioridad y funcionan solo con monedas que es muy poco “tourist-friendly”.


 
Visitamos el cementerio de la Recoleta, sin duda este monumento histórico es uno de los lugares para visitar en Buenos Aires gratis. De verdad es muy bonito y lo visitamos con una guía personal que nos hizo un recorrido explicando historias interesantes sobre el cementerio. Por supuesto donde más gente se encuentra, es siempre en la tumba de Eva Perón, aunque su mausoleo es bastante modesto comparado con los de muchos otros. El cementerio nos recordó un poco el cementerio de Poble Nou en Barcelona.
 
Después del cementerio fuimos andando hasta Palermo, donde pasamos una horita en el Jardín Japonés, un bonito jardín con motivos orientales, pero nada especial.